Inicio > AS > Eventos > Sidracrucis’19, cellebramos la pasión
EventosSin categoría

Sidracrucis’19, cellebramos la pasión

Los esforciaos penitentes culminaron con ésitu la dura preba sidrera que los llevó en solemne procesión de chigre en chigre y de llagar en llagar

La mañana entamó con ganes: media hora anantes de la cita ya teniemos a dellos participantes estrenando la pipa de sidre al pie de Pelayo, pero nun foi dica les doce que la procesión partió camín de la primer parada. Anantes, por supuestu, el repasu a les normes, el repartu d’etiquetes del Sidracrucis y l’ensayu musical col himnu oficial de la ocasión, el “Xermanín, échame un culete” nes anxelicales voces de los penitentes, que retumbaría depués peles cais y chigres de la ciudá.

Nel Sidracrucis quedó demostrao que’l xixonés barriu de Cimavilla ye idoneu pa procesiones, sobre tou si son sidreres, asina que tola mañana esfrutaron, con muncha devoción, de les terraces y chigres de Casa Rober, El Diablicu, La Casona Xovellanos, La Tabacalera y el Veleru, con apoteósicu aconceyamientu final de los dos grupos de penitentes na terrazona de El Llavaeru. En cada sidrería fueron recibios por profesionales echaores que nun dexaron que pasaren un minutu de sede y por meses d’avituallamientu atarraquitaes de los pinchos más variaos y saborguiosos.

De Cimavilla, l’autobús llevólos al Muséu del Pueblu d’Asturies, convertíu nestos dies gracies a la X Primer Sidre l’Añu en particular catedral sidrera, onde recibieron el “pack” de refuerciu, consistente en bocadiellu de chorizu y arroz con llechi ya’l vasu oficial y onde pudieron tastiar tolos palos de sidre que quisieron, fasta les cincu la tardi, hora en que partía l’autobús camín de la viniente parada: el llagar de Sidra Cabueñes.

En Cabueñes non solo tastiaron la primer sidre d’esti llagar -por cierto, perbono- sinon qu’aprofitaron les istalaciones pa echar unos cuantos bailles del país ya incluso dalgunos espontaneos atreviéronse cola gaita ya’l tambor. La siguiente parada, yá la penúltima, llevólos al Mallu l’Infanzón, onde’l cruce la carretera en procesión tres de los gaiteros y la botellona pasmó a los conductores que tuvieron la suerte de coincidir con tan solemne ocasión.

La vista del Hinchable nel práu del Mallu fizo temer a munchos lo pior, pero afortunadamente la descomanada espicha que yos teníen preparada foi abondo pa caltener la devoción dientro’l chigre, gracies tamién a les dos echaores que nun dieron descansu.

El remate a tan dura xornada foi nel que ya ye un clásicu del Sidracrucis: Casa Pepito, en Pión, onde llegaron tolos participantes en bones condiciones y entá con munches ganes de xaréu, comu quedó demostrao con bailles, cancios y munches rises. Lo que nun foron quien foi a finar cola impresionante espicha final, pero eso si, ficieron grandes esfuercios por honrar la esquisita carne a la piedra que ye la especialidá de la casa.

Depués de tan dura xornada, los penitentes tornaron al llar cola satisfación del deber cumplíu y grandes sonrises. Esperámoslos güei en la Primer Sidre l’Añu, que’l díe pide sidre.

 

 

 

(Visited 599.892 times)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Esti sitiu ueb utiliza cookies pa que vusté tea la meyor esperiencia d'usuariu. Si continúa navegando ta dando¡l so consentimientu pa l'aceptación de les mencionaes cookies y l'aceptación de la nuesa política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies