Inicio > Opinión > Editorial LA SIDRA de Febrero (Nº 194)
OpiniónSin categoría

Editorial LA SIDRA de Febrero (Nº 194)

Editorial

Sin duda es la DOP Sidra de Asturies la que lleva todo el protagonismo de este mes, al presentar un balance anual especialmente positivo que refleja una cada vez mayor aceptación social de esta marca de calidad, consecuencia de una gestión afortunada que apuesta cláramente por la potenciación de la economía identitaria asturiana, y por supuesto por la diversificación –los datos de la sidra brut resultan especialmente interesantes- y la calidad del producto.

Un poco más atrás, la celebración de la Feria Internacional del Turismo en Madrid también nos ha dejado un buen sabor de boca, con una presencia de Asturies bastante digna, donde la sidra ha tenido también su papel. Sin embargo está claro que el “Principado” aún no ha asumido la potencialidad del Sidraturismo, en su doble vertiente, la gastronómica y la socio-cultural. A estas alturas, la sidra no solo debe estar presente de forma general dentro de la oferta turística asturiana, sino que debe contar con un espacio propio dentro de esa oferta, contar con un auténtico protagonismo y constituir uno de los ejes referenciales en la presentación internacional de las bondades de nuestro país.

En otro orden de cosas, desde el “Principado” parecen haberse olvidado de su anunciado Plan Estratégico para la Sidra y la Manzana, o al menos lo llevan muy en silencio, puesto que nada se sabe al respecto. Hay preocupación por la ausencia de actividad e información, preocupación que por las mismas causas también se extiende al proceso para la declaración de la cultura asturiana de la sidra como patrimonio inmaterial de la humanidad. Nada se sabe al respecto, y por lo poco que transciende da la impresión de que ni siquiera se ha llegado a presentar la candidatura en Madrid… mientras tanto pasa el tiempo, y otras candidaturas que comenzaron su andadura al mismo tiempo que la asturiana hace años que han conseguido verse reconocidas por la Unesco.

Por lo demás, febrero es un mes de cuidada transición, los llagares atienden y afinan lo que será la nueva sidra de este año, y van entretejiendo a su alrededor un nido de apuestas y esperanzas mientras aguardan que llegue esa primavera en la que poder presentar la primera sidra del año.

VER REVISTA

(Visited 843.538 times)
Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Esti sitiu ueb utiliza cookies pa que vusté tea la meyor esperiencia d'usuariu. Si continúa navegando ta dando¡l so consentimientu pa l'aceptación de les mencionaes cookies y l'aceptación de la nuesa política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies