Inicio > Encamientos > Destilados de sidre, sublime esquisitez
EncamientosGastronomíaLa sidra

Destilados de sidre, sublime esquisitez

Semeya David Aguilar Sánchez

Pa sumilleres y especialistes gastronómicos son la xoya de la corona de les bébores alcóliques; estos productos zarren dende l’empiezu del so procesu d’ellaboración tradición, dedicación y daqué de maxa; na revista d’esti mes proponemos dellos armonizajes con ellos

LA SIDRA.- Dientru l’amplia gama de productos que pueden ellaborase de magar el mostiu de mazana, los destilados ocupen un llugar bien especial. Son bébores con alta graduación alcólica llograda por aciu’l calentamientu del mostiu lleldáu, una téunica que s’utiliza pa dixebrar los estremaos compuestos llíquidos al traviés de la ebullición. L’alambique o alquitara tórnase’l preséu imprescindible nesti procedimientu y quien tuvieren la oportunidá de ver cómu furrula, de xuru van coincidir en que’l procesu tien cierta maxa.

Nesti númberu de la revista LA SIDRA, proponemos hasta ocho harmonizaciones con distintes destilados de sidra o mazana. Ente elles:

Llicor d’oruxu de mazana de Los Serranos. Un bien bon productu de la destilería de San Martín de Collera, en Ribeseya. “Esti llicor ye frutu de la destilación d’auguardiente de mazana, macerado cola nuesa selección de botánicos, que-y dan el so collor y arume natural” señalen nel so sitiu online. Trátase d’una empresa con llarga trayeutoria y de gran prestixu que tien los sos entamos en 1895. Pa la ellaboración de los sos destilados escueyen los frutos de meyor calidá, cumpliendo con rigorosos métodos d’ellaboración, y sobromanera, emplegando “ciñu y mimu” nel so llabor diariu colos alambiques.

Oricios con oruxu o aguardiente. ¡Qué tiempos aquellos nos que los oricios taben esperándomos na barra d’un chigre! Agora hai que mercalos a precios que, nel pasáu, paeciérenmos de risa. Entá asina los asturianos nun arrenunciamos al so inigualable saborgu a mar. Cuandu se pue damos un caprichu y esfrutar cocíos… o crudos. Nesta espublicación queremos recordar cómo esfrutaben de los oricios los habituales del chigre, les presones qu’antañu percorríen les distintes sidreríes pa probar dellos palos de la nuesa bébora más emblemático. Na barra abríen los oricios, munches vegaes coles manes, y enantes de meter la cuyar, rociaban el manxar con delles gotes d’oruxu o aguardiente. Sabiduría popular.

(Visited 1.156.034 times)
Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Esti sitiu ueb utiliza cookies pa que vusté tea la meyor esperiencia d'usuariu. Si continúa navegando ta dando¡l so consentimientu pa l'aceptación de les mencionaes cookies y l'aceptación de la nuesa política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies