Tan tresnaes con una parrilla única en Xixón, que les fai quedar xugoses per dientru y cruxentines per fuera. La sidre: Castañón, Val de Boides, y Molín del Medio

VER VIDIU

ESTÍBALIZ URQUIOLA*.- Munchos collacios míos que saben que trabayo nesta revista suelen entrugame ¿au ta bien pa xintar callos, pote, fabada, arroces, mariscu, ecétera, ecétera, ecétera? De fechu teo varios grupos de washap de colegues nos que voi aunciando los descubrimientos que faigo ca selmana. Son los que más me llamaren l’atención que tamién apunto na mio axenda pa cuando daquién me pida daqué encamientu.

 

Agora esta revista dióme la oportunidá d’espublizalos na so ueb qu’a tanta xente llega y polo que toi bien agradecía. Los platos que propongo son de tou tipu. Ca requexu d’Asturies ta enllenu sospreses y hai d’agradecer la bona man que tienen les nueses cocineres y cocineros. Pa mín son como piqueñes ayalgues que fain que ca vegada que salgo a esfrutar de la gastronomía asturiana seya especial. Y escomienzo con unes de les formes d’ellaboración que más aprecio d’esti país. La parrilla apasióname.

La sidre y la parrilla son una gra, gran, gran combinación. Y que dubia cabe que n’Asturies los hosteleros saben qu’incluyir esta triba de platos na so carta ye sinónimu d’ésitu. Sicasí tienen el so trucu y algamar que la carne, pexe o mariscu quede nel so puntu requier de pericia y esperiencia. Y vamos, nin que mencionar que la materia primo tien de ser de calidá. Lo que bien entama, bien acaba, dicen.

Güei descubrí les costielles de la emblemática sidrería El Saúco (Valencia 20), en plenun Barriu la Sidre de Xixón. Na so amplia cocina el xef amuésame una incorporación recién. Una parrilla portuquesa qu’asa les costielles a fueu mui,mui, mui lentu y que va rotándoes. Cuéntovos: los alimentos reciben calor provenientes de dos de les parés. Na parte baxa de la parrilla hai augua que se mez colos xugos de la carne y que cuandu se fai vapor impregna les costielles faciéndoles que queden bien tienres, bien xugoses y claro, bien cruxentes por fuera. De fechu féxome remembrar cuando mio güela ponía un vasu d’augua nel fornu al tresnar cochinillo o corderu. D’aquella decíame que yera pa que’l pelleyu “quedare cruxente”. Maxino que sedrá’l mesmu principiu. Pero bono, fino. Les costielles estupendes, y acompangaes de les sidres que tienen ellí como Castañón y les DOP Val de Boides y Molín del Medio, un encamientu estupendu.

 

*Estíbaliz Urquiola ye Experta en Periodismo Gastronómico y Nutricional pela Universidad Complutense de Madrid

duque_peq3.jpg

02025145
Güey / Today
Ayeri / Yesterday
Nesta Selmana /This Week
Na Caber Selmana /Last Week
Nesti Mes /This Month
Nel Caber Mes /Last Month
5711
13252
31208
914011
264719
211993